¡Cinco opciones de escapada rural que te van a encantar! Palabra. ;-)

Casas para entender por qué la escapada rural está de moda

El turismo rural está en constante crecimiento y cada vez son más los turistas que deciden pasar sus vacaciones lejos del bullicio de las grandes playas o las zonas urbanas más concurridas. Y cada año aumenta el número de viajeros de fin de semana que aprovechan cualquier fecha para una escapada rural en cualquier punto de la geografía de España.

Disfrutar de las bondades de los pueblos de interior, recorrer la montaña con rutas de senderismo, practicar deportes de aventura o, simplemente, pasar unos días con los amigos en plena naturaleza suelen ser los reclamos más eficaces de la escapada rural. Pero la experiencia, como no podía ser de otra manera, es muy diferente según el destino que escojamos. Hoy te traemos cinco alojamientos que te harán entender por qué la escapada rural está de moda. ¿Te vienes con nosotros?

5 alojamientos rurales con encanto. ¡Únete a la moda!

#1. Casa Rural Bermellar. Salamanca.

El Parque Natural de las Arribes del Duero es un paraje lleno de historia y con una belleza natural que te sorprenderá. A una hora de la ciudad de Salamanca te encontrarás el pueblo de Bermellar, situado entre los ríos Huebra y Camaces. Disfruta sus increíbles paisajes, sus castros celtíberos, la iglesia medieval del pueblo o el puente sobre el río Huebra en una escapada que no olvidarás.

¡Y hay más sorpresas! Si prefieres quedarte en casa, este alojamiento rústico  pone a tu disposición una terma enclavada en una cueva natural de granito y pizarra, con chimenea de piedra para dar calidez a la estancia. “Agua y fuego” para hacer de tu escapada un clímax de sensaciones únicas. Que no te quepa duda, ¡querrás repetir experiencia!

#2. Hotel Siglo XVIII, Santillana del Mar. Cantabria.

¿Quién no conoce Santillana? La excelente conservación que esta villa cántabra ha dado a su patrimonio histórico ha sido portada de numerosas revistas de turismo rural. ¡Y no es para menos! La Colegiata de Santa Juliana, el Palacio de Velarde o la Casa de los Hombrones son verdaderas perlas de la arquitectura, que por sí mismas suponen una excusa perfecta para visitar el norte de España.

Aunque la verdadera excusa la tendrás en el coqueto Hotel Siglo XVIII que combina el encanto de la época que lo nombra con el confort de las últimas tecnologías. Mención aparte merece su inmejorable entorno: a pocos metros del casco histórico de Santillana y de las Cuevas de Altamira. Y con los Picos de Europa en el horizonte. Si quieres relajarte en tu próxima escapada rural, tenlo claro.

#3. Hospedería El Zorzal, Valdecuenca. Teruel.

Ideal para desconectar un fin de semana, la Hospedería El Zorzal se encuentra a los pies de la Sierra del Albaicín, idílico enclave de la geografía aragonesa donde hacer senderismo siguiendo la pista de pinturas rupestres o una excursión en Jeep por la montaña para visitar las trincheras de la Guerra Civil. ¿Querías una escapada rural ajetreada? ¡Aquí la tienes!

Claro que a tu vuelta al alojamiento te espera un trato familiar, tranquilo y ameno con el que te sentirás como en casa. Siempre que tu casa esté decorada al más puro estilo rústico y sirva unos desayunos de la tierra como los de esta Hostelería, lo cual es complicado… Un detalle: aceptan mascotas. Siempre es bueno saberlo.

#4. Casa Angelita, Olocau del Rey. Castellón.

Si eres de los que prefieren una escapada gastronómica con mayúsculas, ¡enhorabuena! En Casa Angelita no solo tendrás un buen alojamiento, sino todo un abanico de posibilidades culinarias para poder disfrutar de los manjares de esta zona de Castellón.

Los detalles de tu escapada rural te despertarán todos los sentidos, pero sobre todo el gusto. Desde el bizcocho casero de almendras y miel para el desayuno hasta la visita organizada a una quesería artesanal cercana. ¡Con degustación incluida, por supuesto!

#5. Monasterio de San Francisco, Palma del Río. Córdoba.

¿Imaginas vivir unos días en un monasterio del siglo XVI? ¡Ahora puedes hacerlo! Gracias a este hotel situado en plena Vega del Guadalquivir, podrás disfrutar de una escapada rural en un lugar con encanto y decoración tradicional que te trasladará a otra época. No dejes pasar la oportunidad de degustar la gastronomía andaluza en los magníficos claustros del Monasterio durante el verano, y en el refectorio en invierno.

Palma del Río es la cuna del naranjo andaluz. Sus paisajes, coloreados con la fruta de este árbol, son la antesala de la Sierra de Hornachuelos, un paraíso cinegético y ornitológico en el que perderse con sus miles de actividades organizadas por la montaña. ¿Te atreves?

¿Lo tienes ahora más claro? Visto lo visto, es normal que la escapada rural esté ganando terreno a otro tipo de turismo en nuestro país. Con tanta naturaleza y bellos paisajes, ¿quién se resiste a un fin de semana alejado del ruido y los atascos? ¡Venga, estás deseando! ¿Nos vamos al campo?

Dejar un comentario