playa

¡Playa, sol, arena y relax!

Hola amigos y amigas. Ya sé, ya sé… buscando cosas para el veranito, que para está a la vuelta de la esquina. Claro, ahora se avecina una época en la que el/la que más y el/la que menos quiere disfrutar de un buen paisaje, donde estar con los suyos o en soledad, pero sobre todo donde poder relajarse. Y, ¿qué mejor sitio para eso que los sitios con abundante agua fresca para apaliar el calor?

Por supuesto, hablo de playas, arena, sol y agua; también las piscinas son una buena opción para esta temporada. Sin embargo, creo que la playa da mucho más juego a unas vacaciones. Ya sabes: Puedes tomar el sol mucho más cómodamente (incluso hacer topless si eres una chica) alejada de miradas descaradas. En una playa esto es normal. Además los paseos por la arena son estimulantes, no, lo siguiente. Si eres de mi mismo parecer, te quiero dar algunas recomendaciones a la hora de ir a la playa:

  • No es recomendable ir a las horas de más sol, ya que sus rayos inciden sobre nuestra piel de manera mucho más agresiva entre las 2 y las 4 de la tarde.
  • Usa crema solar de al menos factor 15 en adelante, ya que éste es el factor moderado.
  • Procura no quedarte dormido/a sobre la arena sin una sombrilla ya que puedes quemarte y, como ya sabes, la piel “tiene memoria” y a la larga esto podría traerte serios problemas.
  • Usa gafas de sol, tus retinas lo agradecerán.
  • No escatimes con la crema bronceadora, ya que un buen bronceador puede darte resultados antes que uno “del palo”, como diría aquel.
  • Y, por supuesto, elije la mejor de las compañías disponibles. Puede ser un libro, tu fiel amigo/a de cuatro patas o una persona que sepa respetar el sonido de la playa… ya me entiendes.

Con estos consejitos, ya estás preparado/a para ir a la playa. ¿Qué playa? Eso es lo que voy a presentarte ahora, algunas playas de nuestro país de categoría extra:

  • Playa de Rodas: Apodada por Ptolomeo como las «Islas de los Dioses», a las islas Cíes (en Galicia) sólo se puede llegar en barco porque pertenecen al Parque Nacional-Marítimo de las Islas Atlánticas. También la llaman el Caribe gallego.
  • Caños de Meca: Las playas de Caños de Meca están situadas en el municipio de Barbate, y son de los 6 kilómetros de Cádiz más famosos por su arena y mar.
  • Playa de Barayo: Su nombre viene dado por el río que desemboca en sus aguas. Esta playa está situada en Asturias y goza de uno de los arenales mejor conservados en España.
  • Mararella y Macarelleta. Ambas son playas menorquinas. Sus aguas turquesas y sus preciosas medias lunas de arena blanca garantizan el gozo nada más poner tus pies en ellas.
  • Dunas de Maspalomas. Es un bonito campo de dunas situado en la punta sur de Gran Canaria. Está catalogada como Reserva Natural Especial. Desde luego, es un ecosistema único.
  • Los muertos: Situado en Cabo de Gata (Níjar –Almería-), supone uno de sus grandes tesoros. Sus arenas son blancas, su encuadre la montaña negra y más allá… el mar azul del Mediterráneo. ¿Qué más se puede decir?
  • El Golfet. Nos vamos a la Costa Brava. La playa del Golfet está situada a los pies de un acantilado que por las tardes adquiere un tono rojizo espectacular.
  • Playa Papagayo. Se cuenta como la playa más hermosa de Lanzarote y una de las más atractivas de todo el archipiélago canario. Es muy peculiar el contraste de la arena blanca sobre las abundantes formaciones rocosas de origen volcánico.
  • La Granadella: Esta playa goza de un contorno delimitado por barrancos vestidos de densos pinares, aderezados con aguas entre el esmeralda y el turquesa. La playa de la Granadella supone el emblema de la excelencia de la costa alicantina.

Comentar que todas estas playas gozan de banderas que certifican su calidad paisajística y su hermosura natural como parajes protegidos. Así que con todos estos paraísos naturales a tu alcance, no hará falta que mires más allá de tus fronteras para disfrutar de unas buenas vacaciones llenas de sol, playa, arena y agua.

Si eres más de agua dulce, mi recomendación es que elijas una buena piscina descubierta en tu ciudad o que busques un paraje de montaña en el que cruce algún río.

Los ríos crean un ecosistema muy especial, lleno de vegetación y muy, muy fresco, alrededor de sus lindes. De esta manera podrás disfrutar de un ambiente fresco en medio de, literalmente, 45 grados de calor fuera de la floresta del río. ¿Problema? Que las aguas de los ríos, incluso en verano, suelen estar muy, muy frías, pero se agradece mucho en un día de fuerte calor. Además, es bueno para la circulación de la sangre. Si tienes problemas en este sentido, no dudes en ir a bañarte a un buen río.

Y bueno, espero que disfrutes de tu verano lo más que puedas, en estos u otros parajes donde disfrutar del sol, el agua y la arena. Yo te he dado algunas indicaciones, síguelas o elije las tuyas propias. En cualquier caso, estoy convencido de que no te arrepentirás.

Buen viaje y buen relax…

Dejar un comentario